Blog

Perros y bebés: la llegada de un nuevo miembro a la familia

Tanto si vives en compañía de tu mascota y estás ampliando tu familia como si el proceso es a la inversa, la convivencia de un perro con un bebé recién nacido presenta muchas dudas y constituye en sí misma una revolución en tu hogar.
En este artículo vamos a despejar algunas de las dudas más frecuentes y que aspectos deberías tener en cuenta para que la relación entre los perros y bebes sea una relación armónica y saludable.

Preparar el primer contacto entre un perro y un bebé

En caso de que un peludo ya forme parte de la familia probablemente estés preguntándote cómo debes realizar las presentaciones entre ambos.
Os aconsejamos buscar un momento en el que la mascota esté relajada y no presente una actitud ansiosa. Es probable que si has estado unos días fuera, a tu vuelta del hospital esté deseando verte y tenga necesidad de mimos y juego. Dedícale algo de tiempo y cuándo el perro esté más relajado puedes presentar desde un lugar protegido (en tus brazos, cuna, carrito…)
Algunos expertos recomiendan que el primer contacto sea en la calle para que se familiarice al olor del pequeño antes de entrar a casa.
Es importante que no dejes solo a tu mascota con tu bebé ya que cada perro es un mundo y es imposible prever su reacción. Si tu perro no reacciona bien o notas alguna conducta anómala, te recomendamos acudir a un profesional para comenzar un programa de adiestramiento canino en positivo y así trabajar con tu peludo este periodo de adaptación.

Cómo preparar a tu perro antes de la llegada de un bebé a casa

Durante el embarazo es necesario reforzar con tu mascota la respuesta a determinadas reglas y señales para que podamos establecer límites y obedezca si le mandamos sentarse, bajar de un lugar etc.
En lo que se refiere a las preocupaciones relacionadas con salud y enfermedades, antes de la llegada del bebé es necesario llevar a nuestra mascota al veterinario para un chequeo completo informando de la situación y realizar desparasitaciones y baño de forma regular. Siguiendo estas pautas y manteniendo una buena higiene en el hogar no deberían surgir problemas.

La convivencia entre un bebé y un niño

La relación entre perros y niños suele ser muy positiva y de hecho, compartir infancia con una mascota tiene muchos beneficios emocionales para el pequeño.
Lo más habitual es que el perro se vaya adaptando sin problemas pero los comportamientos de un recién nacido pueden resultar muy cambiantes y es por eso que sería aconsejable que tú mascota tenga un espacio propio en el que poder refugiarse ya que por ejemplo, el llanto de un bebé, puede resultar estresante para algunos perros.
También podría ser útil ir familiarizando previamente a la mascota poniendo grabaciones y sonidos de llantos de bebé para que se pueda acostumbrar a este nuevo tipo de ruido o llevando a nuestra mascota a pasear a parques donde haya niños para que pueda comenzar a observar como se comportan los niños y se vaya familiarizando.
De igual modo, cuando el bebé crezca habrá que trabajar en enseñarle a respetar a nuestra mascota y sus límites ya que en momentos de juego pueden tirarles de la cola, orejas, pelo…

Mejores razas de perros para convivir con un bebé

Más allá de la raza en concreto lo más importante es el carácter y educación de tu mascota. Un perro bien educado, paciente y noble podrá convivir sin ningún problema con niños y se acabará convirtiendo con toda seguridad en su mejor amigo de cuatro patas y en su compañero inseparable de juegos.

Compartir:

GUARDERÍA CANINA EN A CORUÑA

981 79 22 39
609 58 34 38