Saltar links

Medicamentos prohibidos para perros

 

Conocemos los riesgos de la auto medicación en humanos pero a veces ignoramos los riesgos de aplicarla sobre nuestras mascotas.

Y podríamos afirmar que es, si cabe, más peligrosa. Muchos medicamentos ampliamente implantados en su uso en humano resultan muy nocivos para nuestros peludos y, en vez de sanar, pueden agravar mucho la dolencia

A continuación os comentamos los principales riesgos que pueden tener sobre la salud de nuestras mascotas algunos de los medicamentos más populares.

Pero recuerda: es fundamental acudir a un veterinario para que recete los medicamentos más oportunos y nunca, bajo ningún concepto, debemos administrar a nuestra mascota un medicamento que no haya sido prescrito por un veterinario anteriormente.

 

Medicamentos antiinflamatorios y su uso en mascotas

  1. Paracetamol

El paracetamol pertenece al grupo farmacológico de los AINE’s (Antiinflamatorios no esteroideos). Administrando paracetamol a un perro se puede dañar gravemente su hígado, puede darse un fallo hepático que conduzca a la muerte y también es posible la destrucción de gran parte de los glóbulos rojos.

 2. Ibuprofeno

Se trata de un principio activo que también pertenece al grupo de los AINE’s, resulta más antiinflamatorio que el paracetamol pero posee una capacidad menor para disminuir la fiebre. Su habitual y peligroso uso en humanos hace que contemplemos en numerosas ocasiones este antiinflamatorio como una opción para tratar a nuestro perro cuando este presenta dolor o dificultad de movimiento.

Sin embargo, el ibuprofeno es tóxico para los perros en dosis que superen los 5 miligramos por kilo de peso corporal. La intoxicación con ibuprofeno se manifiesta a través de vómitos, diarrea, inapetencia, fallo renal, fallo hepático e incluso muerte

 3. Aspirina

Es un medicamento muy común en todos los hogares. Esta familiaridad y su venta sin receta puede hacer que algunos cuidadores la visualicen como un fármaco inocuo y, por ello, no duden en administrárselo a su perro. Pero lo cierto es que en estos animales la aspirina puede producir una intoxicación severa, con síntomas como vómitos, hasta con sangre, diarrea, problemas respiratorios, insuficiencia renal, fiebre, temblores, debilidad, convulsiones y, en casos graves, la muerte.

Esto no quiere decir que no se pueda utilizar la aspirina en perros, pero su administración única y exclusivamente debe ser pautada por el veterinario, ya que del control de la dosificación depende que se produzca intoxicación o no.

 

Benzodiazepìnas y tratamientos tranquilizantes en mascotas

  • Benzodiacepinas ( diazepam, lormetazepam, etc)  Este tipo de medicamento nunca debe administrarse a un perro, aunque esté alterado, ya que puede provocar más nerviosismo. También puede llegar a afectar a su hígado. Solo en algunas ocasiones, el diazepam puede usarse en casos puntuales para control de perros diagnosticados de epilepsia y siempre bajo supervisión facultativa.

 

  • Antidepresivos. Al igual que las personas, los animales, en este caso los perros, también pueden atravesar o experimentar periodos de tristeza…pero en ningún caso hay que administrarle antidepresivos sin la supervisión continuada de un veterinario experto en comportamiento animal.

 

  • Tramadol: Su uso en las clínicas veterinaria tras cirugías muy dolorosas está indicado pero nunca para su administración en casa puesto que es un sedante muy potente y puede tener efectos nefastos en tu mascota.

 

 

Antibióticos y su uso en mascotas

Los antibióticos son fármacos ampliamente administrados para luchar contra las bacterias y, por supuesto, también pueden ser prescritos a los perros. Pero esto no quiere decir que debamos dárselos al nuestro sin ningún control veterinario ya que si lo hacemos corremos el riesgo de provocarles una intoxicación grave.

Los síntomas que se presentan en casos de intoxicación son hipersalivación, letargo, vómitos, diarrea, insuficiencia hepática o renal, lesiones en la piel, convulsiones, temblores y, en los casos extremos, la muerte.

Existen una gran cantidad de antibióticos a la venta y cada uno tendrá diferente riesgo de toxicidad, por lo que SIEMPRE serán administrados por dispensación facultativa veterinaria para evitar tanto problemas de toxicidad como de resistencias de bacterias a los antibióticos. Además, os antibióticos formulados para humanos tienen excipientes distintos a los que toleran los perros, por eso, aunque tengan la misma composición antibiótica no se deben de dar si no son para uso veterinario

 

Evita sustos y complicaciones mayores y acude siempre a tu veterinario de confianza si tu perro presenta síntomas de alguna dolencia.

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies