Saltar links

Cómo cuidar la piel de tu perro

La piel del perro es una barrera natural que recubre su cuerpo y que protege al animal contra enfermedades. Es un órgano muy especial. Se comporta como una gran barrera natural que le protege de infecciones y gérmenes del exterior. En la piel existe un ejército de bacterias que trabajan para proteger a tu mascota contra enfermedades

Este parapeto natural del perro tiene un grosor de entre uno y cinco milímetros, en función de las zonas del cuerpo. La mayor parte de la piel del perro carece de glándulas sudoríparas (a diferencia de la humana)

gráfico de las capas de la piel de un perro

¿Cómo enferma la piel del perro?

Un perro sano mantiene el equilibrio entre las diferentes especies de bacterias que habitan en su piel. El problema surge cuando este mecanismo de defensa no funciona o se produce un desequilibrio entre las diferentes especies.

Las infecciones no tardan en aparecer cuando la piel del perro no goza de salud

Si la barrera natural de bacterias se desmorona o unas bacterias ganan en número a otras, se producen infecciones de forma muy rápida.

Un pelo sano también reduce las enfermedades del perro

El pelo del perro también le ayuda a proteger su piel. El pelo funciona como un obstáculo que frena la llegada de bacterias y virus perjudiciales, que quedan retenidos en el manto -en ocasiones muy espeso- del animal. También ayuda al animal a regular la temperatura de su cuerpo.

Esta función protectora explica la importancia de cepillar el pelo del perro cada día, alrededor de unos diez minutos.

 

Enfermedades de la piel del perro

La piel del perro dice mucho de su salud. Por ello, los problemas en este importante órgano que recubre el cuerpo del can pueden advertir de que el perro tiene un problema.

 

Cuando la piel del perro falla, algunas enfermedades no tardan en llegar. A continuación enumeramos las enfermedades más comunes

   Infecciones de la piel del perro por bacterias.

Las infecciones se producen cuando el equilibrio entre las bacterias que viven en la piel del perro se rompe, a causa de una enfermedad o debilidad.

   Sarna en el perro.

La sarna es una enfermedad del perro provocada por un ácaro, un pequeño -aunque muy nocivo- animal similar a una araña en miniatura. La sarna provoca un picor intenso en el perro, rojeces y calvas en las zonas afectadas.

   Garrapatas y pulgas

Son otros organismos que atacan la piel del perro, en especial, cuando suben las temperaturas exteriores.

   Alergias

Las alergias, tanto alimentarias como estacionales, pueden causar algunos problemas de piel en el perro. Como ocurre en las personas, la epidermis del can se puede irritar y escamarse.

 

Cuatro pasos para cuidar la piel de tu perro

1. Cepillado diario.

Aconsejamos dedicar 10 minutos al día a cepillar a nuestra mascota

2. Baño.

La epidermis del can es un órgano esencial para mantener su salud. Perros y humanos somos diferentes, también en lo que respecta a nuestra piel. Por ello, el baño del animal debe realizarse con un jabón especial para él, nunca con el que usa el resto de la familia.

3. La importancia de la dieta.

La alimentación es clave para cuidar de la piel del perro. Los ácidos ácidos grasos omega 3 y omega 6 de la comida ayudan a mantener este órgano sano e hidratado.

4. Revisiones en el veterinario.

Las citas con el médico canino son esenciales para asegurar la salud del peludo compañero, y también la de su piel. Lo habitual es repartirlas para que haya, al menos, dos al año.

 

Cuida a tu perro por fuera y haz que se mantenga sano por dentro.

Si tenéis cualquier duda desde el  Centro veterinario Montegatto estamos a vuestra disposición para resolverla.

 

 

 

Deja un comentario