Saltar links

Otitis en perros

La otitis en perros es uno de los principales y más comunes motivos de consulta que se presentan en el Centro Veterinario Montegatto. 

Cuando nuestro perro se queja de la oreja, la deja caída, se rasca excesivamente, ladea la cabeza o la tiene enrojecida puede que estemos ante una otitis.

La otitis es la inflamación de las diferentes partes del oído que causa malestar y dolor.

Diferenciamos:

  • Otitis canina externa: es la más común. En ella se ve afectado el pabellón auricular y conducto auditivo externo.
  • Otitis canina media: afecta a las bullas timpánicas.
  • Otitis canina interna: afecta al oído interno.

La gravedad siempre será mayor cuanto más adentro se produzca la inflamación.

Causas que provocan la otitis

Encontramos distintos agentes etiológicos que nos pueden causar este trastorno tan molesto:

  • Bacterias.
  • Hongos.
  • Ácaros.

Las bacterias y los hongos son causa de otitis si el perro se mete en zonas con mucha suciedad y penetra en el pabellón auricular. Los ácaros suelen trasmitirse por contacto entre animales contagiados.

Además, los traumatismos o cuerpos extraños pueden ser desencadenantes de procesos inflamatorios en el oído llegando a desarrollar una otitis en la oreja del perro.

Tipos de otitis

  1. Otitis en perros bacterianas: causadas por bacterias de diverso tipo que se establecen en el conducto auditivo. Suelen producir una secreción de tipo marrón o parduzco, con bastante mal olor.
  2. Otitis en perros fúngica: normalmente asociado a malasezzias; un tipo de hongo que se encuentra de forma fisiológica en la piel y que en presencia de humedad y calor prolifera pudiendo producir grandes problemas. Su secreción suele ser muy característica, de color amarillento y olor particular a tocino rancio.
  3. Otitis en perros por ácaros: Normalmente la secreción es negra, muy oscura produciendo en el animal mucho picor y por tanto rascado el de orejas, llegándose incluso a hacer auto traumatismos.

Predisposición a tener otitis

Los perros con orejas caídas, con mucho pelo o con los conductos auditivos estrechos tienen una mayor predisposición a padecer otitis que otros.

Además de esto, revolcarse en la hierba o los ambientes húmedos, como por ejemplo, ríos o charcas suelen provocar una mayor predisposición a que aparezcan estos problemas.

También debemos de tener en cuenta que alergias o atopias pueden desencadenar en una otitis en perros.

Síntomas de la otitis en perros

Pueden variar en función de la zona del oído donde el peludo tenga el problema, externa, media o interna. Cuanto más profunda sea la zona, peor, ya que estará más cerca del tímpano y los daños ocasionados pueden ser más graves.

Los síntomas más comunes de otitis en perros son: 

  1. Secreciones en el conducto auditivo con distinto color y olor.
  2. Tu perro sacude mucho la cabeza.
  3. Dolor al comer, ladrar o al tocar la zona.
  4. Rascado excesivo de la oreja.
  5. Cabeza ladeada hacia el oído que le duele.

Entonces puede que tu perro padezca de otitis, por lo que deberás acudir al veterinario lo antes posible para realizar un diagnóstico de la situación de tu peludo.

¿Cómo puedo saber si mi perro tiene otitis?

Tras la sospecha por la aparición de los síntomas antes indicados debemos de llevar a nuestro perro a la consulta del veterinario para que le exploren y nos den un diagnóstico certero de la causa de la otitis.

En función de la causa de la otitis (bacteriana, fúngica o por ácaros) el tratamiento a seguir será muy distinto. En muchos casos no tenemos una sola causa de la inflamación y puede ser una mezcla de bacterias, hongos, ácaros o cuerpos extraños.

Tratamiento para la otitis canina

La respuesta es muy estereotipo gallego: depende.

Podremos aplicar un tratamiento tópico donde sólo se aplica de forma local en el oído o un tratamiento sistémico, basado en medicación oral. Nuestro veterinario nos dará las pautas para las medicaciones más apropiadas en cada caso.

¿Cómo evitar una otitis en perros?

En una palabra: Limpieza.

La limpieza permite mantener el conducto auditivo libre de secreciones y desinfectado.

Mediante una limpieza frecuente del oído del perro arrastraremos bacterias, hongos, ácaros, suciedad y otros cuerpos extraños que van a predisponer a que aparezca la otitis.

En caso de que nuestro perro tenga pelos en el interior de las orejitas siempre es mejor el hacer que un profesional nos ayude a recortarlos que arrancarlos puesto que si los quitamos podemos causar pequeños traumatismos en la mucosa y que nos produzcan enfermedades inflamatorias graves.

En el mercado existen un montón de productos adecuados para la limpieza auricular perruna que nos pueden ayudar a prevenir otitis indeseadas.

Deja un comentario

Abrir chat
Información sobre servicios online
Montegatto
¡Hola!
Contáctanos por WhatsApp para informarte sobre nuestras sesiones de adiestramiento y consultas online