Saltar links

Arnés o collar: ¿cuál es la mejor elección?

Ha llegado el momento de sacar a pasear a nuestro amigo peludo y nos asaltan las dudas. ¿Qué es mejor: arnés o collar? ¿Petral? Y de correa… ¿cuál es la más segura? Vamos a intentar arrojar un poco de luz sobre estas cuestiones.

 

Elegir arnés o correa para el perro

Sobre las correas, ten en cuenta estos aspectos:

  • Que sea cómoda tanto para ambos de un material resistente pero ligero. Presta atención al agarre de la correa con tu mano, para que sea cómodo y no te haga daño al pasear.
  • Elige una correa con enganche resistente y fiable. Evita las correas extensibles, por los peligros e inconvenientes que tienen (lee más abajo).

 

Hay diferentes tipos de correas que puedes encontrar en el mercado con las ventajas, inconvenientes y usos de cada tipo.

1. Correa para pasear por la calle

La que te recomendamos usar. Para pasear una correa convencional no extensible es sin duda la mejor opción. Si tienes varios perros, lo mejor es que cada uno lleve su propia correa. En cuanto al tamaño de la correa, lo mejor sería unos 2 metros de longitud para pasear.

2. Correa para dar libertad a tu perro

Para darle espacio con seguridad. Son las correas de adiestramiento porque se utilizan para entrenar con tu perro en el exterior.

Las correas de entrenamiento o adiestramiento para perros son correas muy largas que permiten a tu perro sentirse libre con la seguridad para el dueño de que está atado. Estas correas se utilizan para:

  • Realizar ejercicios de adiestramiento con tu perro como enseñarle a venir a la llamada.
  • Pasear a tu perro si no puedes soltarle, pero quieres darle libertad.

 

El tamaño de la correa suele ser de 5, 10, 15 o 20 metros. Nunca utilices una correa de gran tamaño en la calle o zonas similares.

3. Correa extensible

No te la recomiendo por el peligro que supone usarla. Sí, se que estas correas son muy conocidas y utilizadas, pero mi recomendación es nunca utilizar una correa extensible. Sé que nunca suena muy tajante, pero tengo muy buenas razones para ello. Estos son los peligros de utilizar las correas extensibles:

  • Controlas peor a tu perro. Tu perro puede separarse de ti varios metros y a esa distancia no puedes controlarlo. Puede torcer una esquina antes que tú y ponerse a ladrar a algo que tú ni siquiera ves o correr detrás de un gato lanzándose a la carretera. O como vi una mañana al ir al trabajo: la dueña se para antes de cruzar un paso de cebra para hablar, se le olvida bloquear la correa, el perro no se entera y sigue caminando y… un camión pasa por encima. Afortunadamente el perro era pequeño y salió ileso porque pasó entre las ruedas del camión, pero aún tengo en mi memoria el grito de la señora.
  • Se escapan de las manos con facilidad. Quizás pienses que nunca te pasará, pero déjame decirte que sí ocurre. Te lo digo por propia experiencia: estás distraído o recogiendo una caca, tu perro estira y, ¡pum!, correa al suelo. Y entonces… Tu perro puede salir corriendo para nunca volver. Si se te cae la correa, va dando golpes contra el suelo encogiéndose hacia tu perro. Hay algunos perros que se quedan quietos, pero otros corren despavoridos con la correa persiguiéndoles, chocando con el suelo y haciendo ruido. Esto es terrorífico para ellos.

 

Por favor, no te arriesgues. Además, las correas extensibles no son recomendables porque siempre están en tensión entre el perro y su humano. Esto es un impedimento al enseñar a tu perro a caminar sin tirones. No permiten un buen manejo de correa, algo determinante para evitar conflictos en los paseos.

Y algo no menos importante, ¿qué haces cuando utilizas una correa extensible y tu perro sale corriendo o ladra a algún estímulo estresante? En tu intento por acortar la distancia de la correa para controlar a tu perro, lo que este está recibiendo son fuertes tirones. Esto no solo es desagradable para tu perro, sino que puede empeorar la situación.

Arnés o collar: qué es mejor utilizar

Aunque los perros tienen el cuello fuerte  muchos sufren problemas de cervicales y lesiones por la combinación collar-tirones. No creas que por poner un arnés a tu perro va a tirar más. Incluso muchos perros dejan de tirar con el arnés ya que van más cómodos y, por ende, más relajados.

 

Si quieres utilizar un collar, siempre que tu perro no dé tirones para evitar problema físicos, que sea ancho y cómodo.

 

Y si estás pensando en utilizar collares de ahorque, de pinchos o eléctricos con tu perro para que no tire de la correa: NO LO HAGAS. No es la solución al problema y causarás dolor a tu perro, cosa que estamos seguros que no quieres hacer.

Además, están prohibidos por causar daños al animal. Si tu perro tira de la correa al pasear pide ayuda a un educador canino de nuestro centro y te enseñará las pautas para mejorar el problema y hacer que los paseos sean agradables en compañía de tu amigo peludo.

1. Arnés de pecho o anti-tirones

Buena elección si lo usas bien. El arnés de pecho es un arnés al que se sujeta la correa en la parte delantera, es decir, en la zona del pecho del perro. Estos arneses facilitan que si el perro tira en una dirección, la propia tensión en la correa o al estirar tú de ella, consigas que su atención se desvíe del lugar al que mira. Esto es muy útil y facilita los paseos con perros grandes que tiren mucho.

 

Incluso es conveniente en perros reactivos ya que con el propio manejo de correa para llevártelo del sitio donde estén ladrando, estás desviando su foco de atención del problema.

 

Pero justo por eso, por su utilidad en algunos casos, tienen un gran inconveniente: un arnés anti-tirones no es la solución a ningún problema de tu perro, es una herramienta. Es una forma de apoyar y facilitar el trabajo que debes hacer con tu perro para ayudarle a superar el problema, no la solución a este.

Ten en cuenta, que un arnés anti-tirones mal utilizado también puede:

  • Lesionar a tu perro con los tirones.
  • Cuando tu perro tira porque ve un estímulo, lo que está recibiendo es un tirón. Esto puede crear una asociación negativa con lo que está mirando por el propio tirón.

 

2. Bozal anti tirones

No lo utilices, puede ser peligroso. Una variante de los arneses anti-tirones es un bozal al que se ata directamente la correa. Y la base de su funcionamiento es la misma que la del arnés anti-tirones, el desviar la atención del perro del lugar al que mira.

Sin embargo, estos bozales son muy peligrosos porque un tirón en esa zona del cuerpo impacta de lleno en la zona de las cervicales del perro, lo que ocasiona lesiones. Trabaja con tu perro para que no dé tirones al andar.

 

3. Arneses tipo Julius

No usar para paseos. Son muy comunes y se han puesto de moda ya que son los arneses que se utilizan en perros de trabajo como policía, terapia, etc. Eso es su uso ideal, para trabajo.

En el paseo no se recomiendan ya que la cinta que va por delante del pecho cruza encima de la articulación del hombro no dejando que se flexione correctamente. A la larga da problemas de cojeras graves y con difícil solución.

 

Ya sabéis, si no tenéis claro si usar arnés o collar, escríbenos o consúltanos tus dudas llamando al Centro Canino Montegatto. Os asesoramos sobre estos temas y todo lo que necesites saber sobre tu peludo.

Centro Canino Montegatto

  • Centro veterinario
  • Escuela canina
  • Residencia canina

Llámanos al 981 2239 o escríbenos a info@montegatto.com y un especialista se pondrá en contacto contigo.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies